En este momento estás viendo Descargar: Santa Evita – PDF

Descargar: Santa Evita – PDF

Descargar: Santa Evita – PDF

Sobre el Autor

Tomás Eloy Martínez nació en 1934 en Argentina. Durante la dictadura militar vivió exiliado en Venezuela donde escribió sus tres primeros libros, todos reeditados en Argentina en 1983, en los primeros meses de la democracia. Durante una beca en el Centro Internacional Woodrow Wilson para Académicos Internacionales, Martínez escribió La novela de Perón , que se publicó en 1988.

Descripción del producto

De uno de los mejores escritores latinoamericanos llega una fascinante novela sobre la legendaria Eva Perón. Más grande que la ficción, Eva Perón fue la pobre chica basura que se reinventó a sí misma como una belleza, atrapó al dictador argentino, reinó como la reina sin corona de las masas y fue atacada por un cáncer. Cuando su desesperado pero astuto esposo lleva al mejor embalsamador de Europa al lecho de muerte de Eva para hacerla inmortal, comienza la comedia fantástica.

Desde la solapa interior

De uno de los mejores escritores latinoamericanos llega una fascinante novela sobre la legendaria Eva Perón. Más grande que la ficción, Eva Perón fue la pobre chica basura que se reinventó a sí misma como una belleza, atrapó al dictador argentino, reinó como la reina sin corona de las masas y fue atacada por un cáncer. Cuando su desesperado pero astuto esposo lleva al mejor embalsamador de Europa al lecho de muerte de Eva para hacerla inmortal, comienza la comedia fantástica.

De la contraportada

De uno de los mejores escritores latinoamericanos llega una fascinante novela sobre la legendaria Eva Perón. Más grande que la ficción, Eva Perón fue la pobre chica basura que se reinventó a sí misma como una belleza, atrapó al dictador argentino, reinó como la reina sin corona de las masas y fue atacada por un cáncer. Cuando su desesperado pero astuto esposo lleva al mejor embalsamador de Europa al lecho de muerte de Eva para hacerla inmortal, comienza la comedia fantástica.

Resumen

Aunque los médicos le decían que su anemia estaba remitiendo y que en un mes o menos recuperaría la salud, apenas le quedaban fuerzas para abrir los ojos. No podía levantarse de la cama por mucho que concentrara sus energías en los codos y los talones, e incluso el leve esfuerzo de voltearse de un lado o del otro para aliviar el dolor la dejaba sin aliento.

Ella no era nada o menos que nada entonces: un gorrión en un fregadero al aire libre, un caramelo mordido, tan flaco que daba lástima. Empezó a embellecerse con pasión, memoria y muerte. Se tejió a sí misma una crisálida de belleza, eclosionando poco a poco una reina, ¿quién lo hubiera pensado?

En Estrategia Creativa tenemos toda la información que necesitas sobre el mundo digital y en especial para tus emprendimiento Si quieres seguir leyendo información útil  ¡echa un vistazo a nuestros artículos!.

Nuestra puntuación

Deja una respuesta